fracasaron conversaciones Madrid sobre el clima

Cinco razones por las que fracasaron las conversaciones de Madrid sobre el clima

La cumbre climática de Madrid a principios de este mes no se derrumbó, pero en casi todos los casos fracasó.
Cinco años después de que el frágil proceso de la ONU diera lugar al primer tratado universal sobre el clima, la COP 25 fue facturada como una sesión de limpieza para terminar las directrices para los mercados de carbono, completando así el reglamento del Acuerdo de París.

También se esperaba que los gobiernos que se enfrentaban a un crescendo de clima mortal, alarmas terribles de la ciencia y huelgas semanales de millones de jóvenes señalaran una mayor voluntad de abordar la crisis climática que amenazaba con desbaratar la civilización tal como la conocemos.

¿El resultado? Un punto muerto y una evasión.

Las conversaciones de 12 días se extendieron dos días más de lo previsto, pero aún así, el enigma del mercado de carbono se convirtió en el interrogante de la COP26 del próximo año en Glasgow.

Una promesa no vinculante, mientras tanto, de revisar los planes nacionales profundamente inadecuados para reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero era aparentemente un pedido demasiado grande.

La Unión Europea fue el único gran emisor que se adelantó a un ambicioso objetivo de mediados de siglo («cero neto»), e incluso entonces fue por encima de la objeción de Polonia y sin un marcador crucial de mitad de camino. El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, calificó la COP25 de «decepcionante».

Otros fueron más contundentes. El espíritu de «sí se puede» que dio origen al Acuerdo de París parece un recuerdo lejano», dijo Helen Mountford, del Instituto de Recursos Mundiales (WRI), con sede en Washington.

«El mundo está pidiendo a gritos una acción climática, pero esta cumbre ha respondido con un susurro», señaló Chema Vera, director ejecutivo de Oxfam Internacional. Entonces, ¿qué fue lo que falló?

Por lo menos cinco factores contribuyeron al colapso de Madrid.

La hora del aficionado

Hasta un grado inquietante, el resultado de una cumbre climática de las Naciones Unidas, en la que 196 naciones deben aprobar cada decisión, depende de la inteligencia y la habilidad del país anfitrión, que actúa como facilitador.

Las estrellas no estaban alineadas para la caótica cumbre de Copenhague de 2009 y las maniobras del primer ministro danés no ayudaron.

Por el contrario, el tratado climático de 2015 fue posible en gran medida gracias a la gira diplomática de Francia.

Este año, la ministra de Medio Ambiente de Chile, Carolina Schmidt, empuñó el martillo después de que la conferencia se trasladara a última hora a Madrid debido a las protestas masivas en las calles de Santiago.

Desde el primer día, cuando el mal manejo de Schmidt de una solicitud del bloque negociador africano se convirtió en un incidente diplomático, los observadores veteranos se preocuparon de que ella no estuviera a la altura. Para Jennifer Morgan, directora ejecutiva de Greenpeace Internacional, «un liderazgo chileno irresponsablemente débil» permitió a Brasil y Arabia Saudita impulsar agendas destinadas a descarrilar las conversaciones.

«Chile jugó mal una mano mala», señaló otro informante. Un factor marginal, quizás, pero no insignificante.

El zorro en el gallinero

Entre los casi 30.000 diplomáticos, expertos, activistas y periodistas acreditados para asistir a la cumbre había cientos de cabilderos de alto octanaje de combustibles fósiles.

Ellos son colectivamente el elefante en la sala: todo el mundo sabe lo que causa el cambio climático pero se considera impolítico dentro de la burbuja climática de la ONU señalar con el dedo.

Incluso el Acuerdo de París hace la vista gorda: en ningún lugar de sus artículos se encuentran las palabras petróleo, gas natural, carbón, combustibles fósiles o incluso CO2.

«Necesitamos comprometernos con ellos», dijo a AFP la secretaria ejecutiva de Clima de la ONU, Patricia Espinosa, cuando se le preguntó si era hora de excluir a esos lobistas de la sala.

«No hay manera de que logremos esta transformación sin la industria energética, incluyendo el petróleo y el gas».

Pero la incongruencia de su participación en una lucha de vida o muerte para destetar al mundo de sus productos se ha vuelto más difícil de ignorar.

«¿No hay ningún espacio libre de greenwashing», preguntó Mohamed Adow, director del think tank climático Power Shift Africa. «Las negociaciones climáticas de la ONU deberían ser el único lugar libre de tal interferencia de los combustibles fósiles».

El efecto Trump

El 4 de noviembre de 2020 -el día después de que los votantes estadounidenses renueven el mandato de Donald Trump o lo expulsen de su cargo- los Estados Unidos se disponen a retirarse formalmente del Acuerdo de París.

Será la segunda vez que una Casa Blanca republicana ha clavado una daga en el corazón de un tratado climático alimentado por la administración demócrata que lo precedió, el Protocolo de Kyoto fue el anterior.

Desde el momento en que Trump fue elegido, en el segundo día de la COP22 en Marrakech, los defensores de la acción climática han minimizado el impacto negativo de que la mayor economía del mundo y el segundo mayor contaminador de carbono se retirara del acuerdo de París.

Pero el corrosivo «efecto Trump» se hizo palpable en Madrid, así como la ira de Washington por haber torcido los brazos al salir por la puerta.

«Hay una o dos partes que parecen empeñadas en asegurar que cualquier llamado a la ambición, la acción y la integridad ambiental sea rechazado», dijo Simon Stiell, ministro de Ambiente de Granada.

Las naciones pobres y las pequeñas islas expuestas al clima – sequías, olas de calor, súper tormentas, mares en ascenso – se indignaron especialmente por los esfuerzos de Estados Unidos de bloquear un flujo separado de dinero para «pérdidas y daños».

Las naciones ricas han prometido a los países en desarrollo 100.000 millones de dólares (90.000 millones de euros) anuales a partir del próximo año para ayudarles a adaptarse a los futuros impactos climáticos, pero el tratado climático de 1992 no contiene ninguna disposición sobre los daños ya sufridos.

Nadie, al parecer, imaginó que las conversaciones sobre el clima se prolongarían durante 30 años.

La retirada de Estados Unidos también ha paralizado a la coalición que presentó el histórico tratado de París, dijo Li Shuo, analista político de Greenpeace en Asia oriental.

«El triciclo climático Estados Unidos-China-UE ha tenido una rueda tirada por Trump», dijo a AFP. «De cara al 2020, es crítico que las dos ruedas restantes rueden en sincronía».

China al volante

Cuando se trata del cambio climático, Beijing tiene el destino del planeta en sus manos. China es responsable de 29 por ciento de las emisiones mundiales de CO2, más que los tres países siguientes –Estados Unidos, Rusia e India– combinados, según el Proyecto Global de Carbono.

Su huella de carbono se ha triplicado en 20 años, pasando de 3.200 millones de toneladas a 10.000 millones en 2018.

El compromiso central del plan voluntario de reducción de carbono de China, anexo al tratado de París, es estabilizar su producción de CO2 para 2030.

Los expertos coinciden en que China podría alcanzar esa meta antes y más países piden a Beijing, con mucha cautela, que prometa que lo hará. La ministra Stiell llamó a media docena de economías ricas y emergentes, entre ellas China e India, a no revisar sus planes voluntarios en función de un mundo en el que el calentamiento no supera los 1,5 grados.

El no hacerlo, dijo, «muestra una falta de ambición que también socava la nuestra».

«Las emisiones de China, como las del resto del mundo, deben llegar a un pico inminente y luego disminuir rápidamente», para que el mundo se mantenga por debajo de los 1,5 grados o incluso de los 2 grados, según el Climate Action Tracker, un consorcio que analiza los compromisos climáticos.

Pero Beijing ha sido tímida en sus intenciones.

Al entrar a Madrid, insinuó una meta revisada antes de la COP 26.

Pero durante la reunión de Madrid, China se escarbó en sus talones y, apoyada por India, invocó el principio de que los países ricos deben tomar la delantera en la lucha contra el cambio climático, alegando su incumplimiento de las promesas hechas.

«La ambición de las Partes se mide en primer lugar por la implementación de sus compromisos», dijo una declaración conjunta de China, India, Brasil y Sudáfrica.

La declaración dice que los compromisos hechos por los países desarrollados en el período previo a 2020 – especialmente en lo que respecta al dinero y la tecnología – deben cumplirse.

La falta de entusiasmo de China también tiene sus raíces en los cambios en el frente interno.

«Cuando una economía se desacelera, es más difícil ser tan firme en el liderazgo sobre el cambio climático», dijo Andrew Steer de WRI en referencia a la posición de China.

Es probable que China sólo siga con medidas propias si la Unión Europea confirma su objetivo de «cero neto» de mediados de siglo y promete reducir las emisiones por lo menos en 55 por ciento para 2030, dijeron varios expertos.

«Si la UE no cumple, estamos jodidos», dijo un observador con más de 20 COP en su haber.

Escupiendo al viento

Tal vez el viento en contra más desalentador que enfrenta las conversaciones climáticas de la ONU es el aumento del nacionalismo, el populismo y el recorte económico, todo a expensas del multilateralismo.

«El estancamiento de los mercados de carbono es un síntoma de una polarización más general y de la falta de cooperación entre los países», dijo Sébastien Treyer, del centro de estudios del IDDRI en París.

Las protestas callejeras contra el aumento del costo de la vida en Francia, Colombia, Chile, Ecuador, Egipto y más de dos docenas de países en 2019 han dado a los gobiernos ya reacios a invertir en un futuro bajo en carbono otra razón para resistirse.

«Estos casos ponen de manifiesto lo sensibles que son las poblaciones a los cambios en el precio de los productos básicos como los alimentos, la energía y el transporte», señaló Stéphane Hallegatte, del Banco Mundial.

«Este es el contexto en el que la mayoría de los países se han comprometido a estabilizar el cambio climático».

Incluso los diplomáticos y activistas profundamente comprometidos con el proceso climático de la ONU han comenzado a preguntarse si es adecuado para el propósito. Las negociaciones son transaccionales por naturaleza, y pueden no ser adecuadas para una situación de emergencia, señalaron algunos.

«Estamos parados y observando nuestra casa en llamas», dijo Steer del WRI. «Yo tengo una manguera contra incendios, usted tiene una manguera contra incendios, pero no voy a encender la mía hasta que usted lo haga».

Pero las naciones con más que perder tienen pocas alternativas. «Es el único espacio donde los países pobres –que han hecho lo mínimo para contaminar y sin embargo están sufriendo primero y peor su destrucción– tienen una voz», dijo el africano Mohamed Adow, de Power Shift.

«Pero, tristemente, está resultando inadecuado». La clave para desbloquear el estancamiento diplomático puede estar en la sociedad civil, dijo Johan Rockstrom, del Instituto de Investigación del Impacto Climático de Potsdam (PIK), quien se pregunta si una ola de indignación moral podría empujar a los gobiernos hacia una acción más decisiva.

«Nos estamos acercando a un punto de inflexión en el que ya no será aceptable acortar la vida de las personas con la contaminación de los combustibles fósiles», preguntó, señalando que respirar el aire de la capital india, Nueva Delhi, es como fumar 10 cigarrillos al día.

El movimiento juvenil Viernes por el Futuro, impulsado por la adolescente activista climática Greta Thunberg, vio cómo millones de personas se volcaban a las calles para exigir una acción climática.

Si su número aumenta a decenas o cientos de millones, tal vez los líderes de los gobiernos democráticos y autocráticos por igual comiencen a tomar nota.

Dejar un comentario