llamar a un abogado

Algunas situaciones en las que es conveniente llamar a un abogado

Pese a que es evidente que a nadie le gusta tener que hacerlo, también lo es que existen situaciones en las que se convierte en indispensable contar con un abogado, ya sea para solucionarlas o para evitar que vayan a más, con todo lo que ello supone. Aquí te comentamos algunas de ellas, para que, si te vieras envuelto en alguna, sepas cómo reaccionar.

El reparto de una herencia

No nos cabe duda de que la muerte de un familiar cercano es una situación especialmente dolorosa, en la que la pérdida se hace dueña de nuestro estado de ánimo y no queremos saber absolutamente nada de cuanto nos rodea.

Aun así, hay veces en las que es frecuente que una vez que ha pasado el mal trago inicial, los herederos entablen una “guerra” que puede terminar con la relación existente entre ellos y que, a veces, provoca que alguna parte se sienta perjudicada respecto al resto

En estos casos, e incluso antes de que aparezcan los primeros síntomas de malestar, es procedente contactar con un buen bufete de abogados para asegurar no solo que recibimos lo que nos corresponde, sino también para evitar esos malentendidos que pueden desembocar en situaciones en las que nadie quiere verse envuelto.

Un accidente de tráfico

Otra de las situaciones en las que puede ser necesario, es tras haber sufrido un accidente de tráfico y que no hayamos conseguido llegar a un acuerdo amistoso con la otra parte, lo que a veces, desemboca en una situación poco agradable que es necesario solucionar lo antes posible. Del mismo modo, es posible que tras un accidente nos veamos inmersos en un conflicto con las aseguradoras que también es procedente atajar a la mayor brevedad. 

Para hacerlo, nada mejor que requerir la ayuda de un experto en leyes que ponga todo su conocimiento a nuestra disposición para que podamos solucionar, tanto una como otra de estas posibles situación, de la mejor forma y a la mayor brevedad posibles.

La apertura de un negocio

Sin lugar a dudas, una situación menos tensa que las anteriores es la apertura de un negocio. 

No obstante, la puesta en marcha de una actividad económica lleva aparejada toda una serie de trámites burocráticos entre los que es muy fácil perdernos si no estamos acostumbrados a ello.

Sin embargo, tenemos a nuestra disposición la nada desdeñable ayuda de estos profesionales que, indudablemente, conocen al detalle la legislación vigente para que tu sueño empresarial se haga realidad sin que tú tengas que preocuparte por nada más que de tu idea.

Los asuntos relacionados con las propiedades inmuebles

Del mismo modo, hay veces que poseemos viviendas o terrenos que queremos vender, alquilar, ceder en usufructo o realizar cualquier otro tipo de gestión que lleve aparejadas ciertas gestiones burocráticas.  

En estos casos, como ocurre en los relacionados con la apertura de un negocio, es indispensable ser buen conocedor de la legislación vigente para evitar posibles problemas con la Administración o con aquellas terceras personas que estén relacionadas con nuestras propiedades.

Las contrataciones y los despidos

También hay veces que, ya sea por razones personales o de carácter profesional, nos vemos obligados a contratar los servicios de otras personas o, llegado el caso, en las que nos vemos obligados a cesar la relación laboral que previamente habíamos entablado con aquellas

En estas ocasiones, como en todas las que ya te hemos avanzado, puede que desconozcas las leyes que afectan a tu caso particular. Por este motivo, lo mejor es que contactes con un abogado profesional que pueda asesorarte, redactar los contratos y asegurar que no sales perjudicado de la situación a la que te estás enfrentando.

Pero no son estas las únicas situaciones que el asesoramiento o el trabajo de un abogado puede serte útil, sino que hay muchas otras. Por tanto, nuestro consejo no puede ser otro que, si tienes dudas acerca de la idoneidad o no de requerir sus servicios, optes por consultarlos y así te evites problemas mayores.

Dejar un comentario

Noticias Madrid Otra Mirada